martes, 15 de enero de 2013

¿Cómo sigue el volcán Copahue?



De acuerdo a información proporcionada por OVDAS – Sernageomin, mediante su último Reporte de Actividad Volcánica (RAV) N° 35, indica que en las últimas 24 horas, la actividad del Volcán Copahue, ha experimentado una leve descenso en el número de sismos registrados comparados con el día anterior.

Se registró un total aproximado de 1057 eventos sísmicos, poco energéticos de tipo volcanotectónico (VT, asociados a ruptura de material rígido) y de largo período (LP, asociados a la dinámica de fluidos al interior del edificio volcánico), estos eventos se caracterizaron por seguir presentando una baja amplitud y corta duración. El sismo mayor VT alcanzó una magnitud duración (MD) inferior a 1,1; mientras que el mayor sismo LP tuvo un desplazamiento reducido (DR) igual a 11,2 cm2 y una magnitud de duración (MD) de 1,2.

Con relación a la señal de tremor (igualmente asociada a la dinámica de fluidos al interior del edificio volcánico), registró un desplazamiento reducido (DR) máximo de 1,0 cm2, valor considerado bajo.

La cámara instalada alrededor del volcán permitió observar una columna de gases densa de color blanca, cuya altura máxima se registró a las 11:24 hora local de hoy, con un valor aproximado de 900 metros en dirección E/SE. Durante las horas nocturnas no se observó incandescencia en torno al cráter.
Cabe señalar que el sitio web MODVOLC de la Universidad de Hawaii, no evidenció anomalía térmica en la zona del cráter “El Agrio”, mientras que la imagen obtenida por el satélite TERRA de la NASA no permite determinar la extensión de la pluma debido a la nubosidad presente en el sector.

El Volcán Copahue presenta en su registro eruptivo antecedentes de erupciones de magnitud baja a moderada. Uno de los escenarios frecuentes es la ocurrencia de erupciones freáticas o freatomagmáticas (generadas por interacción de magma y agua). En esas condiciones, el principal peligro es la caída de material piroclástico. En erupciones similares pero de mayor magnitud podrían generarse oleadas piroclásticas y lahares.

En el estado eruptivo actual (inicio de un nuevo proceso eruptivo) las zonas de mayor afectación se circunscriben a 5 Km alrededor del centro de emisión, por la posibilidad de ocurrencia de explosiones menores. La posibilidad de ocurrencia de lahares es baja, ya que la laguna cratérica ha sido evaporada.

Dadas las características presentadas en el último episodio eruptivo (diciembre de 2012), como en las erupciones ocurridas en los años 1992 y 2000, no se descarta que la actividad descrita inicie otro ciclo eruptivo de características similares a la erupción ocurrida recientemente o que se desarrolle una erupción mayor. Pronosticar el tipo de erupción no es posible de determinar en base a la baja actividad actual. Se recomienda especial atención en un radio de 5 Km alrededor del cráter activo.

Por lo anterior, se mantiene el nivel técnico NARANJA, lo cual de acuerdo al protocolo significa “Variaciones significativas en el desarrollo del proceso volcánico derivados del análisis de los indicadores de los parámetros de vigilancia, con dos diferentes situaciones a considerar:

(1) Incremento con alta probabilidad de evolucionar en eventos eruptivos de carácter explosivo o efusivo.

(2) Ocurrencia de erupción menor, la cual genera una amenaza limitada hacia la población e infraestructura existente. Pueden registrarse fenómenos como: nuevos enjambres sísmicos (algunos de ellos percibidos), emisión de ceniza, lahares, cambios morfológicos, ruidos, olores de gases volcánicos, entre otros; que pueden alterar la calidad de vida de las poblaciones en la zona de influencia volcánica.

Asimismo, y en consideración a los antecedentes expuestos, ONEMI mantiene ALERTA AMARILLA para la comuna de Alto Biobío en la Región del Biobío, vigente desde el 24 de diciembre del año 2012.

Por lo tanto, se mantienen los cursos de acción anteriormente mencionados (Notificado en Informe Técnico N° 2076 del año 2012), NO siendo necesaria a la hora del presente informe, efectuar procesos de evacuación de la población cercana al volcán. No obstante, los integrantes del Sistema de Protección Civil se mantienen atentos ante cambios significativos en la actividad del volcán Copahue.

La Dirección Regional de ONEMI Biobío, en coordinación con el Centro Nacional de Alerta Temprana y los organismos técnicos pertinentes, mantiene el monitoreo constante de la actividad del volcán para establecer los cursos de acción necesarios en atención a la alerta vigente, en función del resguardo de la población.

FUENTE: DIRECCIÓN REGIONAL DE ONEMI – REGIÓN DEL BIOBÍO.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada